“Debemos sentirnos satisfechos por el deber cumplido”: MinHacienda

Celebrando 90 años del primer Comité Cafetero de Caldas, sirviendo a la caficultura y al país en la Clausura del Congreso Nacional de Cafeteros
Manizales,7 de diciembre de 2017
Autor: MHCP

“Los invito a que compartan conmigo la satisfacción del deber cumplido y la tranquilidad de haber acertado en la enorme responsabilidad que llevamos sobre los hombros”, expresó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, durante la clausura del 85º Congreso Nacional de Cafeteros, este jueves 8 de diciembre en la ciudad de Manizales.


Boletín No. 259

 

Debemos sentirnos satisfechos por el deber cumplido”: MinHacienda

 

 El Ministro intervino durante la clausura del 85º Congreso Nacional de Cafeteros, que se realizó en la ciudad de Manizales.

 

 Cárdenas resaltó frente a los cultivadores que 2017 fue un muy buen año para la caficultura colombiana.

 

Manizales, 07 de diciembre de 2017 (COMH). “Los invito a que compartan conmigo la satisfacción del deber cumplido y la tranquilidad de haber acertado en la enorme responsabilidad que llevamos sobre los hombros”, expresó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, durante la clausura del 85º Congreso Nacional de Cafeteros, este jueves 8 de diciembre en la ciudad de Manizales.

 

La reunión más importante de los cultivadores colombianos, que este año convocó a más de 90 delegados de los 15 comités departamentales, se centró en la rentabilidad del caficultor. Frente al tema, el ministro Cárdenas reconoció que la viabilidad de la caficultura colombiana solo es posible mientras esta actividad sea rentable para los productores, y recordó cómo, en el Primer Foro Mundial de Productores, se evidenció la preocupación de todos los sectores por la distribución de los beneficios del café.

 

Cárdenas aseguró que, en la búsqueda de mejorar la rentabilidad de los caficultores, la política que el Gobierno ha desarrollado en acuerdo con los productores, se ha preocupado por priorizar la productividad y la calidad. “Los resultados hablan por sí solos – resaltó el ministro-: por una parte se ha recuperado la productividad y el nivel agregado de producción de café, y por otra, se han afrontado con mayor resiliencia el Fenómeno del Niño del 2015-2016 y el período extendido de lluvias registrado desde finales de 2016 y hasta mediados de 2017”.

 

El titular de la cartera de Hacienda destacó que Colombia volvió a ser un jugador de peso en el mercado, recuperando su lugar como primer productor de cafés suaves y el tercer productor mundial del grano.

 

De acuerdo con el ministro, la productividad pasó de 10,2 sacos por hectárea en 2009 a 18,2 sacos por hectárea en 2017, un crecimiento del 78%; adicionalmente, anotó Cárdenas, el área sembrada con variedades resistentes a la roya pasó de 273 mil a 691 mil hectáreas, con lo cual en la actualidad el 76% del parque cafetero se encuentra en estas variedades.

 

El ministro de Hacienda recordó que 2017 fue un muy buen año para la caficultura colombiana. El año cafetero, anotó, cerró con una producción superior a los 14 millones y medio de sacos (con lo cual el país completa tres años consecutivos produciendo por encima de los 14 millones de sacos anuales), de los cuales se exportaron 13 millones y medio. “Esto no es un golpe de suerte, sino el reflejo de que tenemos un parque cafetero completamente diferente”, resaltó Cárdenas Santamaría.

 

Estas buenas cifras de producción se conjugaron con un  elevado nivel de precios internos, gracias a la devaluación lo cual dio como resultado una cosecha récord, que se estima en $7,5 billones para este año. “El valor nominal más alto que se haya registrado en el país y el más alto en términos reales de los últimos 26 años, es decir desde 1991”, confirmó el ministro.

 

Con estos resultados, aseguró Cárdenas, el café se reafirmó como el principal motor de la economía y de las exportaciones agropecuarias. En el tercer trimestre de este año, el PIB cafetero creció 21,2%, contribuyendo con cerca del 36% del crecimiento del PIB agropecuario.

 

A pesar de lo que considera un buen momento en el café colombiano, el ministro reconoció que también hay retos: “Todavía no es suficiente, el país tiene que aspirar a subir la producción de café a 18 millones de sacos ¿Qué se necesita para eso? Seguir renovando, es decir hay que estar sembrando café y hay que estar haciendo soca para que el café sea más resistente y los cafetales más jóvenes, eso da más productividad”.

 

Cárdenas anunció un documento Conpes, con el fin de implementar un plan de renovación de 100 mil hectáreas por año, con recursos del Gobierno Nacional (que aportaría unos $25 mil millones de pesos anuales), el Fondo Nacional del Café y los caficultores, que permita cumplir esa meta de producción en el 2024.

 

El titular de Hacienda recordó igualmente que el sector cafetero debe ser más eficiente en el proceso productivo para reducir los costos y convertirse en un pilar fundamental del posconflicto.

 

Finalmente, Mauricio Cárdenas invitó a los cultivadores a ver con optimismo el futuro, no solo del negocio cafetero sino de la economía del país. “Su aporte a los logros obtenidos es invaluable y su esfuerzo se empieza a ver recompensado con justicia”. (Fin)

Última fecha de actualización: jueves 7 de diciembre de 2017